24 de septiembre de 2013

Paul Klee







Artista increible; pintor, músico, poeta y pedagogo, dejó la enseñanza en 1933 para regresar a Berna y realizar una gran exposición en la Kunsthalle.

Sabía que la enfermedad terminaría con su maravillosa producción artística.





Globo Rojo (1922)




Verdadero capacitor* de colores, nos dejaría un 29 de junio de 1940. Lo que no sabía era que su obra explotaría salpicando armonías cromáticas únicas por todo el planeta. 

Cuando en 1914, visitó Túnez, quedó impresionado con la luz, por lo que escribió en su diario:

“El color me posee, no tengo necesidad de perseguirlo, sé que me posee para siempre… el color y yo somos una sola cosa.”




En el desierto (1914)





"Kashf" - Anouar Brahem / John Surman / Dave Holland




A partir de 1931, dió clases en la Academia Düsseldorf, y fué perseguido por los nazis, acusado de producir “arte degenerado”.




Gato y pájaro (1928)









Fish magic (1925)










Glass Facade (1940)







Había nacido en Munchenbuchsee, cerca de Berna, en Suiza, dentro de una familia de músicos, un 18 de diciembre de 1879.







El camello (1920)





*En electrónica y física, condensador capaz de almacenar energía sustentando un campo eléctrico.




14 comentarios:

  1. Ahi vá...Marisco viejo sólo y peludo... Gracias por acortar (otra vez) la distancia emtre Paul y nuestro mundo. Un abrazo grande para vos y Luthien, que, además de gran poeta, tiene palabra...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Luth me tiró la idea de reflotar este post (muy viejo), pero Klee la tiene toda, y bueno, va por vos Milton, un grande de verdad...

      Eliminar
  2. Una voz en el desierto.
    Paul Klee era músico. Eso se nota en sus pinturas, Cada escena cuenta el color y lo canta. Soy fan de Klee y de los Enanos de Honorio.
    Abrazos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como dice Cortázar; Klee era humilde y requería de toda nuestra participación, todas nuestras luces al enfrentarnos con una obra suya.
      No espectadores, sino más bien cómplices.
      Un abrazo, Mauro

      Eliminar
  3. Amigo Marisco:
    Es una suerte volver fa encontrarnos, y si, yo a Paul lo banco, porque era un pintor de puta madre, un enfermo del color. Hubo una época que yo soñaba todas las noches con los ojos del gato del pajarito, ¡¡¡madre mía!!!
    Un saludo enorme desde la costa...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por visitarnos otra vez Vicente. Fue muy grande Klee, como la playa inabarcable y el rugido persistente de las olas que nos muestran tan frágiles y pequeños. Niños que sueñan y no olvidan...

      Eliminar
  4. Sobrino adorado:
    Me tenías olvidada, pero Paul Klee hace magia...
    Beso enorme...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre nos volvemos a encontrar, tía querida.
      Es inevitable como este artista único y al que en determinados momentos de nuestras vidas visitamos para encontrar explicaciones profundas del mundo propio. Un beso inmenso a tu alma...

      Eliminar
  5. Marisco:
    Me tenían abandonada con los pintores. En mi casa tengo una ventana con Grass Facade!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. mmm... qué interesante grass facade...mmm...
      Nunca te abandonaremos Alicia...
      Acá estamos...
      Siempre!!!

      Eliminar
  6. Músico y poeta, Cuando tuve oportunidad de ver cuadros originales de Paul Klee, lo que más llamó mi atención fué que eran realmente pequeños. Allí encuentro la primer tensión, y quizá la más importante de toda su obra: la inmensidad de sus concepciones, estructuras y color, oponiéndose al espacio reducido en el que se desarrollan, viven y respiran.
    Un gran abrazo, Marisco; espero que nos veamos pronto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincido con tus conclusiones, Dylan, y sí, hace muchos años que se fué un enorme talento, un generador de colores único. Nos estamos viendo...

      Eliminar
  7. Me gusta mucho Klee. Hace 10 años ví algunas obras suyas en el Thyssen-Bornemisza.,Yo era una niña aficionada a la pintura y me rompió la cabeza

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que loco!! debemos habernos cruzado por el Thyssen, en el paseo del Prado. Esperamos tus pinturas, Karina, y tus comentarios que nos acompañan...

      Eliminar

Por favor, utilize esto si verdaderamente quiere opinar.