27 de abril de 2016

Todo te nombra






















Las trayectorias opuestas se encuentran se
abren los muslos temerosos
el amor arranca sus raíces del sueño
una nube se cierne sobre el párpado
el gran señor de la mañana dormita

La noche atraviesa el puente del carruaje
extraviado de los que despiertan se detiene
en el punto donde se acumulan los murmullos
un árbol de frío eleva su voz colérica
la mirada de la angustia despliega sus reflejos
todo te nombra

La inmovilidad del río el barquero espera
las luces acuden en socorro de la fiesta del corazón
el deseo de la mujer es un grito el coro
de las damas elegantes en la nebulosa de la dádiva
se consume el temor rueda
la despiadada cadena de los visitantes lentamente
se purifica la esclavitud los nervios abiertos
recogen las intenciones extrañas al hábito
del perseguidor la aparición
de un vago suicidio en la mañana de los lamentos
     el definitivo
exterminio de los sollozos la estrella torturadora y
     el mago de la alta sombra
portador de la palabra lacerante
te nombra.




"Todo te nombra", poema de Aldo Pellegrini.
Fotografía de Juan Barbagelata.
Mictlán, Timoneki.

18 de abril de 2016

Trenes




















Los trenes no tienen médula y el desastre les
       lleva la cola porque se casan cada noche
       con la posteridad.
Su numerosa familia se seca las manos en el
      delantal proyecta gozosos asesinatos
grita o ríe en la noche por los pequeños ojos de
      buey iluminados de luz de hueso
Un pasajero de anteojos de carey lleva de la mano
      a la niña recién salida del internado
la muchacha núbil prometida a los rieles y las
     ruedas del accidente
Ella canta sin embargo canta y agita sus manos de
     fósforo
perdonando a todos sus enemigos
Los hombres viajan sujetos con la cola de marfil
     a los asientos
Las mujeres van más sueltas porque su sexo las
     libra de todo mal.





"Los Trenes", de Juan Antonio Vasco
 Fotografía de Formento & Formento 
Música: Katmandú, de Pappo


12 de abril de 2016

Los Viajes Reales




















Sólo los amores podían reclinarme sobre su
propio arpegio real de inocencia y de incendio.

Los fuegos de las graciosas tristísimas cuyo

rostro se enciende y se apaga a la entrada
de los túneles con puertas de manzanos.






Francisco Madariaga, "Los Viajes Reales".
Fotografía por Harry Callahan, "Soho" New York


1 de abril de 2016

Crema de noche





















La luna,
la estrella errante...
Mira a otra parte.


Allen Ginsberg




Son guindas chicas - pensé al girar la cabeza-  parecidas a una miríada de soles extinguiéndose, sin demasiada bambolla.

Un segundo y volví a mirar en dirección del río; ahora parecían rositas descoloridas, amarillentas en el centro.

Aparecían en los huecos de los edificios dejados atrás en nuestra marcha.

Volví la mirada hacia adelante sin prestar atención a la lluvia.

La lluvia animaba el zig zag del limpiaparabrisas al ritmo de un zumbido y un silencio de estropajo.

Avanzábamos aislados del ruido del mundo y recordé el sueño de la noche anterior.

La lluvia tocaba un blues en las ventanas, como si toda el agua de la eternidad se concentrarse contra los cristales y desagotara de aquélla manera, impidiéndome distinguir que en la oscuridad estaba mi madre con dos lagrimones así en los ojos.


Al despertar, en el vertiginoso avance contra los edificios los huecos dejaban ver un borde rojo con el centro apenas amarillo y las flores flotaban en el río al que volví a mirar un segundo, mientras el zumbido se apagaba, lejano, con unos ojos aglomerados como soles.

Afuera era de noche y estaba lleno de tigres.




25 de marzo de 2016

Escriben en el cielo




















Nunca me oíste en tiempo
nunca me oíste en tiempo
siempre tuviste un poco de miedo
pero ahora estás a tiempo


Luis A.Spinetta




Fotografía por Carolina Magnaterra "Niños mineros" 2009


16 de marzo de 2016

Let me remember




























434
no es verdad que a la historia pueda dirigírsele con una batuta
los ensayos que en tal sentido se hicieron fracasaron siempre





Camilo José Cela 
“Oficio de tinieblas 5”






Green River – Creedence Clearwater Revival

Fotografía “Das Cabinet des Dr. Caligari”
Dolors Reig Vilarrubla, Lleida, Cataluña, Montblanc 2014




8 de marzo de 2016

Haber visto esa hora mientras pasó




























Fresca como las pálidas hojas húmedas
de los lirios del valle
al alba yace ella junto a mí.





“Alba” - Ezra Pound
Traducción de Javier Calvo
Alvin Langdon Coburn - 1917 “Vortograph of Ezra Pound”

“Luiza” de Antonio Carlos Jobim por Stefano Bollani – Hamilton de Holanda




27 de febrero de 2016

Sueños tangerinos



























A mi mirada la luna parece haber cruzado todos los mares.
Y estoy tan lejos de casa, casi en la esquina.




Fotografía por Alfredo Oliva "Noche en Tánger".
Astrakan café - Anouar Brahem



17 de febrero de 2016

Geisha




























A veces siento mi sangre correr en oleadas,
lo mismo que una fuente de rítmicos sollozos;
la oigo correr en largos murmullos,
pero en vano me palpo para encontrar la herida…




Charles Baudelaire, (Las Flores del Mal), fragmento de “La fuente de sangre”, 1857.
"Geisha under the glass", de Matteo Giachetti.
U82, Hugo Fattoruso, Café Fictiona.










4 de febrero de 2016

Sí pero no...






















La ambición te hace ver muy feo,
Cerdita Gucci que patalea y grita…

Radiohead



Fotografía por Lucila Vidal.




3 de enero de 2016

Primeros días de enero




















Tú sabes lo grande que es el mundo.
Conoces los buques que llevan petróleo y libros, carne y algodón.
Viste los diferentes colores de los hombres,
los diversos dolores de los hombres,
sabes lo difícil que es sufrir todo eso, amontonar todo eso
en el pecho de un hombre… sin que salga.



De “Mundo grande” Carlos Drummond de Andrade, “Sentimento do mundo”, 1940.
Traducción de Marisco.

Fotografía por Alex Webb, Cuba, Camaguey, 2008.




28 de diciembre de 2015

Mendiga escarlata



























El alba la sorprende
con el cuerpo caído
sobre el corazón.

La mendiga escarlata
es líquida inocencia
de trapos y de aguas.




Sol de noche - Facundo Galli
"Nit Blanc" de Claire Degans - 2010
"Mendiga escarlata" de Francisco Madariaga


18 de diciembre de 2015

7 de diciembre de 2015

Rapsodia




















I Hear a Rhapsody - Bill Evans / Jim Hall

"El escollo de lo verdadero es lo pequeño; el escollo de lo grande es lo falso..."
(Del prólogo a María Tudor de Víctor Hugo)


Fotografía: "Underwater nude", de Neil Craver.



28 de noviembre de 2015

Portalámparas



























"Cuanto más se estudia la vida y la literatura, mi querido amigo, más hondamente se siente que, detrás de todo lo que es maravilloso, está el individuo, y no es el momento el que hace al hombre, sino el hombre el que crea la época. Realmente me inclino a pensar que cada mito, cada leyenda que nos parece provenir del asombro, del terror o de la fantasía de una tribu o de una nación, fueron en su origen inventados por un solo espíritu."

Oscar Wilde




Ilustracíón "Eye Sockets" de Julia Lillard


12 de noviembre de 2015

La caja


























      "Si existen sobre la Tierra otros seres distintos
 de nosotros, ¿cómo no los conocemos ni los hemos
       visto nunca?, porque supongo que no me hará
                                 creer que usted los ha visto".


                                                                    MAUPASSANT






Collage "Disconnect" por Julia Lillard

3 de noviembre de 2015

Zoom




















vienes comes nadas sueñas lees
corres a veces detrás del claro ilimitado por qué de tus acciones
te preguntas a veces de dónde vienes tan solo
correctamente vestido e ilegible según el aspecto de la canción
en la hora incómoda y pesada de tu sueño

te preguntas a veces que pasará mañana
bañado en el licor sagrado de los aires ceñidos entre las tierras

jamás te has preguntado lo que eres
en este instante que no sabría esperar tu respuesta y huye

que no te engañen las alteraciones sonoras
que juegan con la duda y con la nube en tu eco
en otros márgenes incalculables
bajarás los peldaños del tiempo que perder
las gradaciones de las sombras usureras en la playa recién cepillada
y en los bolsillos alternativos de los casi
excavados en el filo de las rudas olas bien alimentadas

la cornamusa hiere ya el digno simulacro
de nuestras razones cargadas de amplitud sin espasmos de pradera
y su gravedad lívida de racimos de uvas
se retrasa mediocremente a lo largo del crepúsculo de la piel







Hans Hartung 1971
"Acercamiento" de Tristan Tzara

27 de octubre de 2015

Las fábulas


















...porque los espejos sólo guardan
(en su abismo)
imágenes sin ruido...


ferreira gullar, "En el vértigo del día"

Ilustración por Juan Barbagelata, (Paraná, Entre Ríos, Argentina)


12 de octubre de 2015

La vida sin Blanca























Se inclinó sobre la flor que se abría y la aspiró
pero el olor era el de siempre
leve y vago

entonces rodeó el capullo con el pulgar y el índice
apartó el verde de la vaina
y sopló dentro de los pétalos.

ábrete -murmuró entre dientes- no puedo

esperar más.










La pintura "Juego de luces" pertenece a Ana Cuéllar Rocabert, Valencia.


5 de octubre de 2015

Hacia la noche




























Es tarde
en la sombra y en el viento
un grito asciende con la noche
No espero a nadie
a nadie
ni siquiera a un recuerdo
Hace ya tiempo que pasó la hora
pero ese grito que lleva el viento
y empuja hacia adelante
viene de un lugar que está más allá
por encima del sueño
No espero a nadie
pero aquí está la noche
coronada por el fuego
de los ojos de todos los muertos
silenciosos
Y todo lo que debía desaparecer
todo lo perdido
hay que volver a encontrarlo
por encima del sueño
hacia la noche.








Philippe Soupault (de Poésies completes)
Versión de Aldo Pellegrini
Fotografía de Bert Stern “Marilyn Monroe Ultima sesión" 1962

23 de septiembre de 2015

La vida de las plumas
























Al asalto de los jardines
Las estaciones están a la vez en todos sitios
Pasión del verano por el invierno
Ternura del otoño y de la primavera
Los recuerdos como plumas
El cielo roto por los árboles
Un hermoso roble amasado de bruma
La vida de las plumas o la vida de las aves
Y todo un veleidoso penacho
Lleno de sonrientes temores

Y la charlatana soledad








Comme une image, Paul Eluard (1895-1952)
Hans Hartung, 1982, acrílico sobre tela

15 de septiembre de 2015

El lobo y el cielo























La construcción se levanta y un desmedido
monte una pared de sal o hielo calcáreo
arena azúcar arrastradas por la llovizna
cerca del cielo con un trazado de rutas y escamas
en las que unas mariposas invisibles escapan
del autor de estos crímenes

sin sorpresa -hay- marcas poco diestras
en la aplicación de quien descifra 
de quien desespera

los relámpagos que caen a plomo por las paredes
obligan a instalar una antena inútil para conducir
a través del tiempo imágenes de encajes como fragmentos
de (hermosas) alumnas 

este dibujo puede permanecer in-hallable 
hasta para el mejor conocedor
de los vicios del poeta
que puede ser y no ser él mismo
en una terraza rodeada de pestañas
en un mundo de estrellas que descienden por las cortinas
de un beso o una vidriera hecha de agua 
exhibidora de ínfimos  -destellos-
con músicos provistos de cuerdas para deleitar

al lobo que aúlla...

en el centro de un torbellino
de rechinantes cadenas de sueños todos saben
que acá -termina-

toda jerarquía.





La ilustración "Buildings" pertenece a nuestro querido amigo Krysthopher Woods
El poema "Bourbon", es culpa de Luis Luthien.

5 de septiembre de 2015

Ojos azules



















..."y lo que quiero saber es
si le gusta su niño de ojos azules
Señor Muerte"...







Angel Eyes - Ligia Piro
e.e.cummings "Buffalo Bill ha muerto" (fragmento).
Fotografía de Ferdinando Scianna "New York City Subway" 1986

30 de agosto de 2015

Special Cheap Day

























"...una vez, en Tucson, Arizona, me rodearon a las dos de la mañana tres coches de policía. Planeaba pasar la noche en la bolsa de dormir bajo la luna roja del desierto.

-¿A dónde va?
- A dormir
-¿A dormir dónde?
-En la arena.
-¿Por qué?
-Tengo bolsa de dormir.
.¿Por qué?
-Estudio el aire libre.
-¿Quién es usted? Documentos.
-Vengo de pasar el verano en el Servicio Forestal.
-¿Le pagaron?
-Sí.
-¿Entonces por qué no va a un hotel?
-Me gusta estar al aire libre; además es gratis.
-¿Por qué?
-Porque estudio para recibirme de vagabundo..."




Jack Kerouac "La extinción del vagabundo americano" (Viajero Solitario)


19 de agosto de 2015

Vía Tristan Tzara




















qué camino el que nos separa
por el que tiendo la mano de mi pensamiento
una flor está escrita en la punta de cada dedo
y el final del camino es una flor que camina contigo






Poema de Tristan Tzara "Vía"
Fotografía de Formento & Formento (2013)

5 de agosto de 2015

Con V de Vian (3)























Unos hombres pasean por la calle.

Algunos tienen el ojo apagado como un calcetín sucio
Un moco recurrente les obstruye las fosas nasales.

Otros, brillantes, con la mirada viva,
Giran su bastón mientras se van.

Todos dan por el culo a las moscas
Pero hay dos maneras de dar por el culo a las moscas:

Con o sin su consentimiento.



















Boris Vian, "Las moscas" (A Jean Paul Sartre/Oudin) - Cantinelas en jalea
Fotografías de la última casa de Boris Vian en París, por Pierre Terdjman




24 de julio de 2015

Islas





















Serán videntes demasiado nadie
colindantes opacos
orígenes del tedio al ritmo gota
topes digo que ingieren el desgano con distinta apetencia

Son borra viva cato descompases tirito de la sangre

Un poco nubecosa entre sienes de ensayo
y algo mucho por cierto indiscernible esqueletando el aire
dedos ay en derrumbe hacia el final desvío de ya herbosos durmientes paralelos
son estertores malacordes óleos espijismos terrenos
milagro intuyo vermes
casi llanto que rema
de la sangre

Sus remordidas grietas
laxas fibras orates en desparpada fiebre musito por mi doble
son pedales sin olas
huecos intransitivos entre burbujas madres
grifosones infiero aunque me duela
islas sólo de sangre



"Islas sólo de sangre" Oliverio Girondo



13 de julio de 2015

Prisma





















Ser indigente es un trabajo a jornada completa. Ser pobre es un trabajo a jornada completa. Eso es lo que no entienden quienes echan en cara a las personas desfavorecidas que no salgan al mundo y busquen un empleo. Ya tienen un empleo, y ese empleo es la supervivencia. Hay que ponerse temprano en la cola para recibir alimento, y mas temprano aún para tener un sitio donde dormir. Uno acarrea sus pertenencias a la espalda, y cuando dejan de servirle, rebusca en la basura para sustituirlas. Uno sólo tiene cierta cantidad de energía que consumir, porque sólo dispone de cierta cantidad de alimento con que nutrir el cuerpo. La mayor parte del tiempo está cansado y dolorido, y lleva la ropa húmeda. Si la poli lo encuentra durmiendo en la calle, lo obliga a ponerse en marcha. Con un poco de suerte, lo trasladarán a un refugio, pero sin no quedan camas libres, o no hay colchonetas disponibles en el suelo, tendrá que dormir sentado en una silla de plástico en la recepción, con todas las luces encendidas porque eso impone el reglamento contra incendios. Así que uno vuelve a las calles, porque al menos ahí puede tumbarse a oscuras y, a lo mejor, dormir. Cada día es igual, y cada día uno es un poco mas viejo y está un poco mas cansado. 
Y a veces recuerda quién fue en otro tiempo. Fue un niño que jugaba con otros niños. Tuvo unos padres. Quiso ser bombero o astronauta o ingeniero ferroviario. Tuvo un marido. Tuvo una mujer. Fue amado. Nunca habría imaginado que acabaría así.
Uno se acurruca en la oscuridad y espera que la muerte le dé un último y venturoso beso de despedida.





Fragmento de John Connolly, de  "The Wolf in Winter" (Tusquets, 2015)
Fotografía de Alice Wessendorf  "Ferris Wheel Dreaming" 2010

4 de julio de 2015

La luz anfibia





















Montaña rusa descentrada. En camino tan solo, el saludo del chofer a un automovilista que lo cruza enciende como atado de paja seca un rito legendario de reconocimiento a partir del misterio de la cara. Ahora el fresno. El tala al costado. El álamo como un desahogo de la reverberación. Tal vez ese álamo era yo. Egloga. Cuéntenme de un Virgilio uruguayo. ¿Aquí nadie fue testigo del nacimiento de una lengua, ese arcano?
¿Qué peces tienen? ¿Sirenas no? ¿El Uruguay es volver uno a su casa? Hotel Nirvana. A tres kilómetros. Gigantesco cartel inclinado con la flecha hacia arriba: ¿a causa del viento?, ¿a caua de la verdad? Imposible no pensar que debe ser grande, grande, grande, cocinas pobladas de ángeles. Palmeras ahora. Coros de cardos, mejoradores del campo. Casuarinas. Las vacas pastan a unos cincuenta centímetros del suelo. Hora en que el viajante de comercio descuida el lado de la sombra, en que las flores de cardo se quedan sin anécdotas. Un auto parece inmovilizarse, abandonarse por unos instantes encima de la balanza de las flores. Otro auto lo desaloja. Se abren tres caminos como tres solitarias señoritas. Las casitas en la pendiente. La repechan, no se quedan quietas. La motocicleta sola en la banquina. Angel vestido de civil. Todo el tiempo palmeras. No se termina una loma cuando ya empieza la siguiente. Mansilla entre palmeras. No se hartan de pastar, todo el tiempo palmeras. Unos perros achacosos cruzan. Hombre en mangas de camisa. Tobogán al que subimos, y siempre quedamos más abajo, siempre quedamos más altos. Ahora el árbol que pasó (aromos negros, dice Mario). Alamos. Girasoles: nos acompañamos un trecho. Amarillo de las lomas. Y hacia nosotros verde. Como agua que corre la collera de sauces, las montañitas hacen el viaje y nosotros miramos. El chofer paró el ómnibus, se bajó y se perdió detrás de un árbol. Nosotros nos quedamos pensativos. A los dos minutos hizo abandono del árbol con cargo de inspector para marcarnos el boleto que él mismo nos vendió al salir. El camino, gradualmente. Eucaliptos ahora. Retrocedemos ligeramente, pero casi nadie se da cuenta porque se viene la noche -que por ahora es esa loma arbolada de azul.





"Viaje en ómnibus de Colonia a Montevideo", Arnaldo Calveyra, 1956.
Fotografía por Limbos (Montevideo, sin título).


22 de junio de 2015

Palabras





















A cabeza reclinada
a velo
a roca

Se arremolina sobreviene a mi
detrás de mi
con todas un sonido

De ciudad talada
que relumbra
cuando levanto la cara

Iremos lejos conservando un eco
Iremos con la voz en la memoria

repentina
en los patios oscuros
y la hierba
que casi no se oyen.








Fotografía por Federico A,.Vidal (sin título, 2015)
"Palabras" de Andrés Vidal en "Para abrir las puertas del mar"






9 de junio de 2015

Con V de Vian (2)






















Amigo, tú quieres
Llegar a ser poeta
Sobre todo no hagas
El imbécil
No escribas canciones demasiado tontas
Incluso si a las memas
Les gusta eso.

No pongas
El accesorio idiota
O el sombrero
Mejicano
No pongas
El perfume ardiente
O el cormorán
Exótico.

Pon flores
Y algunos besos
Suavemente posados 
En sus labios
Pon notas
En bonito ramo
Y luego cántalas
con el corazón. 

Amigo, tu quieres
Llegar a ser poeta
Sobre todo no pretendas
Ser rico
Harás
Pequeñas joyas
Que te pagarán
A cuatro cuartos.

El editor
Va a proponerte
Que te prostituyas
Sin vergüenza
El intérprete
Va a discutirte
Y va a sugerir
Que acortes.

Tú te reirás
De lo que digan
Y guardarás
En tu cabeza
Ese estribillo
Aún desconocido
Que silbarás
En la calle.






Boris Vian "Conseils à un ami" de "Poemas diversos".

23 de mayo de 2015

Nocturno





















El humo azul, azul,
entre mis dedos,
inscribiendo en el aire
su delirio
y mal llovido
a espesos lagrimones,
ese arrítmico trote
desvalido,
enlutando los sueños,
los balcones,
mientras ya en el recuerdo
el tiempo muerto,
aquí voraz insecto,
noche en celo,
latido de persiana
o ritmo grillo,
es también clara senda que bordea
bajo pinos
la tarde y la ladera,
para luego perderse
entre azoteas
o en la turbia corriente
de estas venas,
de gustos recatados y viajeros,
que riega caracoles donde suena
la muerta voz sepulta en la madera
o el rumor interior
de la penumbra
que sustentan mis huesos,
junto al humo
y a cuanto no comprendo
y me circunda:
débil hoja dormida que despierta
y suspira, se queja, se da vuelta,
balbuceo de cielo en desamparo...
ni mis pálidas uñas ¡tan siquiera!;
mientras vuelvo a tu encuentro
azar, memoria,
en busca de callejas marineras
que en plena resolana de naranjas
bajaban, con sus redes a una playa,
en los labios ya un gusto a madrugada
-¿qué recuerdo se asoma a esa ventana?-
me aproximo a mujeres amapola
-¿por qué, por qué amapola?-
entre zaguanes
de aliento canallesco y voz gastada,
tan cerca, en este instante,
entre la borra
nocturna, aquí también,
¡y tan amarga!...
-allá lejos, ¿por qué
siempre amapola?-
ya casi colindando con la aurora.




Oliverio Girondo "Nocturno" 1921
Fotografía por Roxana, "Luna", 2015


8 de mayo de 2015

Con V de Vian (1)




















A mis hijos


La vida depende de diversas cosas
En un sentido, esto no se discute
Pero siempre puede cambiarse de sentido
Porque no hay nada más interesante que una discusión.
La vida es bella y es grande
Conlleva fases alternas
Con una regularidad prodigiosa
Puesto que a una fase le sigue siempre otra
La vida está llena de interés.
Va, viene...como las cebras.

Puede ser que muramos
-Incluso es muy probable que así sea-
Pero, sin embargo, esto no cambia nada:
La vida depende de diversas cosas
Y en algunos aspectos, además,
Está unida a otros fenómenos
Todavía mal estudiados, mal conocidos,
Que no volveremos a tratar.






Boris Vian, "Précisions sur la vie" de Cantinelas en jalea
Traducción de Juan Antonio Tello

26 de abril de 2015

Clásico y moderna



















Hans Prahl, es el jefe de una nueva rama de la etnología: la enanología.

Alemania es la patria del enano de jardín. Cuna de la cultura kitsch, este país alberga en sus jardines no menos de 30 millones de enanos (uno de cada seis jardines posee al menos uno).

Según Prahl, la historia se remonta a la Edad Media, en Turquía. Los enanos de jardín serían réplicas de pigmeos que se reclutaban para trabajar en galerías de minas subterráneas. Estos pequeños mineros utilizaban bonetes rojos rellenos con hierbas para protegerse de los derrumbes, y vestían prendas coloridas con el fin de ser vistos en la oscuridad de las cavernas. Dichos personajes fueron rápidamente considerados como símbolos de las fuerzas ocultas, de la ingeniosidad y del conocimiento de tesoros escondidos. Para exorcizar posibles maleficios de estos seres que vivían en contacto con criaturas infernales del centro de la tierra, para conjurar a estos demonios hipotéticos, los explotadores de minas mandaron confeccionar figuras de tierra semejantes a sus empleados. Estas estatuas conocieron rápidamente un cierto éxito como objetos decorativos. Los comerciantes los exportaban hacia Europa. En Italia, algunos príncipes instalaban sus singulares esculturas de pequeños mineros en puntos de sombra de sus parques. Según documentos de príncipes de la región del Bajo Rhin, encontramos sus huellas en Alemania hacia 1460.

En 1974 se funda en Zindorf, Alemania, la fábrica Playmobil, que produce estos verdaderos enanos de plástico que simbolizan los oficios, ocupaciones y profesiones de las personas.







En la fotografía, tomada por Mel Straska, dos de cemento, Severiano y Gladys.
La playmobil es de Mil…Gracias.


6 de abril de 2015

Un tour de plus





























No puedo ver ya en el fondo del cielo
más que un enorme perro blanco
que muerde la luna

Y el perro no es una nube

Si no pertenece a nadie marchará

Y podremos entonces ver de nuevo el día

Pero ¿y si ese perro pertenece a
aquél hombre que se acoda en la
montaña para contemplarnos y
burlarse de nosotros?

La luna se detiene y la noche dura
Estamos a punto
de dar una vuelta más.







La chaise, Georges Braque 1947
Pierre Reverdy "Otra explicación del misterio"
Le Cadran Quadrille 1915, París, Birault.




24 de marzo de 2015

Barcos que pasan



















Henry W.Longfellow, en su maravilloso "Tales of a Wayside Inn", imaginaba que en el océano de la vida, nos cruzamos como barcos en la noche y nos saludamos.

Solo una mirada y una voz y luego oscuridad otra vez y silencio.

Me gustaría además agregar unos volcanes que escupen estrellas al cielo que después vuelven a caer como puñales sobre la tierra en forma de lava, incendios, sulfatos y vapores en los ríos, mares, lagos y buitres que con sus ardientes garras nos arrancan los ojos.





Fotografía de Roxana "Patinoire 13"




14 de marzo de 2015

Los colores del aire





















Asusu (fennesz)
El diluvio...............................................30
Apocalypsis Now......................................55
Advenimiento del Nuevo Orden....(precio a convenir)

Todos los precios incluyen IVA

Humedad relativa ambiente.......................79
Caos y destrucción.................................240



Sugerencias del cheff:


Terremoto Special..................................250
坂本...................................................200
富士...................................................220
Stronzo vecchio maledetto........................150






Ilustración: "Sardinha Fernando Pessoa" por Ana Luisa R. Silva
Festas de Lisboa 2011