3 de junio de 2018

Krispín





















El fin de la poesía es recordarnos
Cuán difícil es ser una sola persona,
Pues tenemos la casa abierta, no hay llaves en las puertas,
E invisibles huéspedes entran y salen a su gusto.

Czerslaw Milosz "Ars Poética"



23 de mayo de 2018

Regreso



















Fotografia por Staton Winter 2015
Fazenda - Andre Geraissati



28 de abril de 2018

Cambio!!! Cambio!!!



















Fofografía por Alex Webb, Bombay, India, 1981
Lark's - Bigtime 



13 de abril de 2018

La peluquería



















Fotografia por Alex Webb - "Estambul, Wiew from a barbershop" 2001
Recuerdos de ayer - Don Sebesky - Cuartoelemento - Alquimia


28 de marzo de 2018

Todos estos años



















Lupe fotografiada por Borde, Colectivo Fotográfico.
24 de marzo de 2018



10 de marzo de 2018

Bambú


























La paciencia es muy difícil, cuando está por llegar el invierno...

David Bowie fotografiado por Masayoshi Sukita


23 de febrero de 2018

Vaivén


























Ross Bleckner - Swinging door - 2007
Ausencia - Goran Bregovic - Cesaria Evora



31 de enero de 2018

El anuncio






















The announcement, Luis Royo
Prelude in D-Minor, Esbjorn Svensson


15 de enero de 2018

Aquí estamos



















Fotografia por Alex Prager "Díptico Milwood - Ave" 
Here comes the flood - Peter Gabriel


3 de enero de 2018

Mapas



























"Me gustan los mapas porque mienten
Porque no dejan paso a la cruda verdad
Porque magnánimos y con humor bonachón
me despliegan en la mesa un mundo / no de este mundo".


Wislawa Szymborska





Pintura por Ross Bleckner "Abstract Images To Study"


25 de diciembre de 2017

Los girasoles de Van Gogh



























...Me levanté temprano y vi llegar a los obreros al astillero, mientras el sol se levantaba, magnífico. Estoy seguro que ese cuadro curioso te gustaría, esa oleada de siluetas negras, grandes y pequeñas, primero en la calle estrecha donde el sol penetra muy poco, luego sobre el astillero.

Luego almorcé con un pedazo de pan seco y un vaso de cerveza, medio que aconseja Dickens como muy eficaz para aquéllos que están a punto de suicidarse, para desviarlos algún tiempo de su proyecto...


Vincent Van Gogh, "Cartas a Theo" 106 H, Amsterdam, 18 de agosto de 1877

Pages, Tony Geballe, Native of the rain.



2 de diciembre de 2017

Aire de vidrio






El amanecer, todavía, es una cosa muy lejana...



Fotografia por Unblind
Transparence - Charlie Haden / Gonzalo Rubalcaba




16 de noviembre de 2017

Décadas





























Pon la cabeza donde solía estar mi corazón
Mantén la tierra encima de mí
Túmbate en la hierba verde
Recuerda cuando me amaste
Acércate, no seas tímida
Párate bajo un cielo lluvioso
La luna está sobre la subida
Piensa en mí como pasa un tren
Despeja los cardos y las zarzas
Silbido ¿No se fue a divagar?
Ahora hay una burbuja de mi
Y está flotando en ti
Párate a la sombra de mí
Las cosas ahora están hechas de mí
La veleta dirá
Huele a lluvia hoy
Dios tomó las estrellas y las arrojó
No puedo distinguir las aves de las flores
Nunca serás libre de mí
Él hará un árbol de mi parte
No me digas adiós
Descríbeme el cielo
Y si el cielo cae, marca mis palabras
Atraparemos pájaros burlones

Green Grass
Tom Waits





Fotografía por Maggie, Varsovia, Polonia.

31 de octubre de 2017

Fué y lo que pudo ser



























Fotografia por Maggie (Varsovia)
Mercy Street (Peter Gabriel), por Al Di Meola.





23 de octubre de 2017

Lo spirito di un'epoca



























"El opresor no sería tan fuerte si no tuviese cómplices entre los propios oprimidos"

                                                                                         Simone de Beauvoir



Maurizio Cattelan, "La Rivoluzione siamo noi", 2000

3 de octubre de 2017

Octubre




















Fotografía por Eugene Richards, "West of Ambrose, North Dakota", 2006
Oceans have no memory, Porcupine Tree.





18 de septiembre de 2017

A quien pueda verla





















¿Quién no ha sorprendido alguna vez en flagrante delito a un amigo, a un pariente, a un compañero de oficina o a un suegro, repitiendo casi palabra por palabra el argumentario que ha debido de leer en un periódico o escuchado en la tele, como si dijera él mismo sus propias palabras ? ...

                                                           Laurent Binet "La séptima función del lenguaje"




Fotografia por Federico Vidal
Luz Marina - John Medeski

6 de septiembre de 2017

El sueño nuestro



















No sé si alguna vez quise (o anhelé) saber que mi sueño era:

El sueño nuestro

Pero lo era.


                                                El gato de Alvaro de Campos







Fotografía por Florian Ritter
There Again, Michael Wollny



17 de agosto de 2017

Caracol


























..."El olvido será feroz con la comparsa de impostores
                                                               que los acompaña"...
    
                           ..."Aquí nadie sobra"...


                                                                    Paco Urondo



Henri Matisse, The Snail, 1953
Fuji - Luis Alberto Spinetta




31 de julio de 2017

La capital























Fotografía de Edoardo Cozzani (Roma) "Babel, 2-13".
Me despido - Timoneki


20 de julio de 2017

Resistiendo
























"Glenn" por Jean Michel Basquiat - 1985
My Foolish Heart (Young) - George Gruntz




8 de julio de 2017

Meu coração





















Mundo mundo vasto mundo
Si yo me llamase Raimundo
Sería una rima, no sería una solución.

Mundo mundo vasto mundo, 
Mas vasto es mi corazón.



Poema de Sete Faces
Carlos Drummond de Andrade

Fotografia Adelino Alves "Nightfall in the Favela da Rocinha"
Felicidade - Antonio Carlos Jobim - Vinicius de Moraes
Jobim - Morelenbaum & Aura


13 de junio de 2017

La forma del mundo




























Cuando yo tenía ocho años pasé una larga temporada con mi abuela en una casita pobre. Una tarde le pedí muchas veces una pelota de varios colores que yo veía a cada momento en el almacén. Al principio mi abuela me dijo que no podía comprármela, y que no la cargoseara; después me amenazó con pegarme; pero al rato y desde la puerta de la casita -pronto para correr- yo le volví a pedir que me comprara la pelota. Pasaron unos instantes y cuando ella se levantó de la máquina donde cosía, yo salí corriendo. Sin embargo ella no me persiguió; empezó a revolver un baúl y a sacar trapos. Cuando me dí cuenta que quería hacer una pelota de trapo, me vino mucho fastidio. Jamás esa pelota sería como la del almacén. Mientras ella la forraba y le daba puntadas, me decía que no podía comprar la otra y que no había más remedio que conformarse con ésta. Lo malo era que ella me decía que la de trapo sería más linda; era eso lo que me hacía rabiar. Cuando la estaba terminando, vi como ella la redondeaba, tuve un instante de sorpresa y sin querer hice una sonrisa; pero en seguida me volví a encaprichar. Al tirarla contra el patio el trapo blanco del forro se ensució de tierra; yo la sacudía y la pelota perdía la forma; me daba angustia de verla tan fea; aquéllo no era una pelota; yo tenía la ilusión de la otra y empecé a rabiar de nuevo. Después de haberle dado las más furiosas "patadas" me encontré con que la pelota hacía movimientos por su cuenta: tomaba direcciones e iba a lugares que no eran los que yo imaginaba; tenía un poco de voluntad propia y parecía un animalito; le venían caprichos que mi hacían pensar que ella tampoco tendría ganas de que yo jugara con ella.

A veces se achataba y corría con una dificultad ridícula; de pronto parecía que iba a parar, pero después resolvía dar dos o tres vueltas más. En una de las veces que le pegué con todas mis fuerzas, no tomó dirección alguna y quedó dando vueltas a una velocidad vertiginosa. Quise que eso se repitiera pero no lo conseguí. Cuando me cansé, se me ocurrió que aquél era un juego muy bobo; casi todo el trabajo lo tenía que hacer yo; pegarle a la pelota era lindo, pero después uno se cansaba de ir a buscarla a cada momento. Entonces la abandoné en la mitad del patio. Después volví a pensar en la del almacén y a pedirle a mi abuela que me la comprara. Ella volvió a negármela pero me mandó a comprar dulce de membrillo. (Cuando era día de fiesta o estábamos tristes, comíamos dulce de membrillo). En el momento de cruzar el patio para ir al almacén, vi la pelota tan tranquila que me tentó y quise pegarle una "patada" bien en el medio y bien fuerte; para conseguirlo tuve que ensayarlo varias veces. Como yo iba al almacén, mi abuela me la quitó y me dijo que me la daría cuando volviera. En el almacén no quise mirar la otra, aunque sentía que ella me miraba a mí con sus colores fuertes. Después que nos comimos el dulce yo empecé de nuevo a desear la pelota que mi abuela me había quitado; pero cuando me la dió y jugué de nuevo me aburrí muy pronto. Entonces decidí ponerla en el portón y cuando pasara uno por la calle tirarle un pelotazo. Esperé sentado encima de ella. No pasó nadie. Al rato me paré para seguir jugando y al mirarla la encontré más ridícula que nunca; había quedado chata como una torta. Al principio me hizo gracia y me la ponía en la cabeza, la tiraba al suelo para sentir el ruido sordo que hacía al caer contra el piso de tierra y por último la hacía correr de costado como si fuera una rueda. Cuando me volvió el cansancio y la angustia le fuí a decir a mi abuela que aquéllo no era una pelota, que era una torta y que si ella no me compraba la del almacén yo me moriría de tristeza. Ella se empezó a reir y a hacer saltar su gran barriga. Entonces yo puse mi cabeza en su abdomen y sin sacarla de allí me senté en una silla que mi abuela me arrimó. 

La barriga era como una gran pelota caliente que subía y bajaba con la respiración. Y después yo me fui quedando dormido.




Felisberto Hernández "La pelota"
Fotografía por Audrey Penven "Jill Tracy, Nine of hearts"



2 de junio de 2017

Islas y espejismos






















Verde esencialmente reconcentrado en mis ojos que pintan
la hierba que luego echa flores en la memoria de los animales...

Alejandra Pizarnik


Fotografía por Trent Parke - "Geoff Dyer" 2008.

It's OK the phone the island that is a mirage - Jan Garbarek

15 de mayo de 2017

Destellos






















Crece como un árbol
detrás de mi frente
con hojas rojas, ¡deslumbrantes hojas, azules, blancas!
Un árbol
que aún tiembla en el viento... 

Goran Sonnevi


Sin título - 1952 - Hans Hartung
Silent Pool - Bill Bruford


29 de abril de 2017

29 de abril





















¿Quién conoce y reconoce los atajos de la selva africana?
¿Quién sabe evitar la peligrosa cercanía de los cazadores de marfiles y otras fieras enemigas?
¿Quién reconoce las huellas propias y las ajenas?
¿Quién guarda la memoria de todas y de todos?
¿Quién emite esas señales que los humanos no sabemos escuchar ni descifrar?
¿Esas señales que alarman o ayudan o amenazan o saludan a más de veinte kilómetros de distancia?
Es ella, la elefanta mayor. La más vieja, la más sabia.
La que camina a la cabeza de la manada.



Fotografía por Pedro Greig "Triptych Maticevski"
"Ella no olvida", Eduardo Galeano (Los hijos de los días)




20 de abril de 2017

El extranjero




















Hoy murió mamá. O quizá ayer. No lo sé. Recibí un telegrama del asilo. "Falleció su madre. Entierro mañana. Sentidas condolencias". Pero no quiere decir nada. Quizá haya sido ayer. El asilo de ancianos está en Marengo, a ochenta kilómetros de Argel. Tomaré el autobús a las dos y llegaré por la tarde. De esa manera podré velarla, y regresaré mañana por la noche. Pedí dos días de licencia a mi patrón  y no puso negármelos ante una excusa semejante. Pero no parecía satisfecho. Llegué a decirle: "No es culpa mía". No me respondió. Pensé entonces que no debía haberle dicho eso. Al fin y al cabo, no tenia por qué excusarme. Más bien le correspondía a él presentarme las condolencias. Pero lo hará sin duda pasado mañana, cuando me vea de luto. Por ahora, es un poco como si mamá no estuviese muerta.


Albert Camus, "El extranjero".
Juan Barbagelata, "13"
Thatpujai - Julia Hülsmann Trío


7 de abril de 2017

El regreso



























La imposible resplandece
I a su nido prisma
I obedece
I como ciega caerá la verde espesura
Invadirá zonas párpados ilustrados
I lustrará
I mitará también
También.




Pintura de Ross Bleckner "Sin título"
"Ila" de Andrés Vidal

"Transience" por Steven Wilson


15 de marzo de 2017

Entre las hojas de té



















Entre las hojas de té
puestas a secar,
sólo un sendero.


                        Nisiguchi Sachiko

 



Fotografía por Aino Kannisto (Finlandia) 
"Light on in window", de la serie "Hotel Bogotá" , Berlín, 2013

Bossa for Michael Brecker, Driftwood, Muthspiel/Grenadier/Blade


7 de marzo de 2017

Clamor























Las flores se marchitan y caen arrastradas
           por el viento de otoño;
¿a dónde va el perfume de las flores?


                                          Li Chang Yin




Pintura de Zhang Daqian, "Claim"
Esta mañana , El Hagabal

15 de febrero de 2017

Marionetas























La manipulación mediática hace más daño que la bomba 
atómica, porque destruye los cerebros.

                                                                                  Noam Chomsky





Galileo (dedicado a Jaco Pastorius), por Yellow Jackets.

7 de febrero de 2017

Flores en la arena




















Tal vez una mañana caminando bajo un aire de vidrio
árido, volviéndome, veré hacerse el milagro:
la nada a mis espaldas, el vacío detrás
de mí, con terror de borracho.

Luego, como en una pantalla, se detendrán de pronto
colinas casas árboles para el común engaño.

Pero será muy tarde; y yo me iré callado, 
en medio de los hombres que no se vuelven, con mi secreto. 





"Tal vez una mañana caminando bajo un aire de vidrio", Eugenio Montale.
Paul Klee, "Flora on sand", 1927.
"Elefantes", Jorge Migoya.


25 de enero de 2017

Quiero saber...






















Fotografía por Lucila Vidal "Montevideo en taxi" Agosto 2011
Creedence Clearwater Revival "Have you ever seen the rain?"

12 de enero de 2017

Las horas que pasan




























Pueden volver, don Alfredo, pueden volver...

                       El gato de Alvaro de Campos




Fotografía por Federico Vidal
Otros vientos - Jorge Migoya