13 de junio de 2017

La forma del mundo




























Cuando yo tenía ocho años pasé una larga temporada con mi abuela en una casita pobre. Una tarde le pedí muchas veces una pelota de varios colores que yo veía a cada momento en el almacén. Al principio mi abuela me dijo que no podía comprármela, y que no la cargoseara; después me amenazó con pegarme; pero al rato y desde la puerta de la casita -pronto para correr- yo le volví a pedir que me comprara la pelota. Pasaron unos instantes y cuando ella se levantó de la máquina donde cosía, yo salí corriendo. Sin embargo ella no me persiguió; empezó a revolver un baúl y a sacar trapos. Cuando me dí cuenta que quería hacer una pelota de trapo, me vino mucho fastidio. Jamás esa pelota sería como la del almacén. Mientras ella la forraba y le daba puntadas, me decía que no podía comprar la otra y que no había más remedio que conformarse con ésta. Lo malo era que ella me decía que la de trapo sería más linda; era eso lo que me hacía rabiar. Cuando la estaba terminando, vi como ella la redondeaba, tuve un instante de sorpresa y sin querer hice una sonrisa; pero en seguida me volví a encaprichar. Al tirarla contra el patio el trapo blanco del forro se ensució de tierra; yo la sacudía y la pelota perdía la forma; me daba angustia de verla tan fea; aquéllo no era una pelota; yo tenía la ilusión de la otra y empecé a rabiar de nuevo. Después de haberle dado las más furiosas "patadas" me encontré con que la pelota hacía movimientos por su cuenta: tomaba direcciones e iba a lugares que no eran los que yo imaginaba; tenía un poco de voluntad propia y parecía un animalito; le venían caprichos que mi hacían pensar que ella tampoco tendría ganas de que yo jugara con ella.

A veces se achataba y corría con una dificultad ridícula; de pronto parecía que iba a parar, pero después resolvía dar dos o tres vueltas más. En una de las veces que le pegué con todas mis fuerzas, no tomó dirección alguna y quedó dando vueltas a una velocidad vertiginosa. Quise que eso se repitiera pero no lo conseguí. Cuando me cansé, se me ocurrió que aquél era un juego muy bobo; casi todo el trabajo lo tenía que hacer yo; pegarle a la pelota era lindo, pero después uno se cansaba de ir a buscarla a cada momento. Entonces la abandoné en la mitad del patio. Después volví a pensar en la del almacén y a pedirle a mi abuela que me la comprara. Ella volvió a negármela pero me mandó a comprar dulce de membrillo. (Cuando era día de fiesta o estábamos tristes, comíamos dulce de membrillo). En el momento de cruzar el patio para ir al almacén, vi la pelota tan tranquila que me tentó y quise pegarle una "patada" bien en el medio y bien fuerte; para conseguirlo tuve que ensayarlo varias veces. Como yo iba al almacén, mi abuela me la quitó y me dijo que me la daría cuando volviera. En el almacén no quise mirar la otra, aunque sentía que ella me miraba a mí con sus colores fuertes. Después que nos comimos el dulce yo empecé de nuevo a desear la pelota que mi abuela me había quitado; pero cuando me la dió y jugué de nuevo me aburrí muy pronto. Entonces decidí ponerla en el portón y cuando pasara uno por la calle tirarle un pelotazo. Esperé sentado encima de ella. No pasó nadie. Al rato me paré para seguir jugando y al mirarla la encontré más ridícula que nunca; había quedado chata como una torta. Al principio me hizo gracia y me la ponía en la cabeza, la tiraba al suelo para sentir el ruido sordo que hacía al caer contra el piso de tierra y por último la hacía correr de costado como si fuera una rueda. Cuando me volvió el cansancio y la angustia le fuí a decir a mi abuela que aquéllo no era una pelota, que era una torta y que si ella no me compraba la del almacén yo me moriría de tristeza. Ella se empezó a reir y a hacer saltar su gran barriga. Entonces yo puse mi cabeza en su abdomen y sin sacarla de allí me senté en una silla que mi abuela me arrimó. 

La barriga era como una gran pelota caliente que subía y bajaba con la respiración. Y después yo me fui quedando dormido.




Felisberto Hernández "La pelota"
Fotografía por Audrey Penven "Jill Tracy, Nine of hearts"



2 de junio de 2017

Islas y espejismos






















Verde esencialmente reconcentrado en mis ojos que pintan
la hierba que luego echa flores en la memoria de los animales...

Alejandra Pizarnik


Fotografía por Trent Parke - "Geoff Dyer" 2008.

It's OK the phone the island that is a mirage - Jan Garbarek

15 de mayo de 2017

Destellos






















Crece como un árbol
detrás de mi frente
con hojas rojas, ¡deslumbrantes hojas, azules, blancas!
Un árbol
que aún tiembla en el viento... 

Goran Sonnevi


Sin título - 1952 - Hans Hartung
Silent Pool - Bill Bruford


29 de abril de 2017

29 de abril





















¿Quién conoce y reconoce los atajos de la selva africana?
¿Quién sabe evitar la peligrosa cercanía de los cazadores de marfiles y otras fieras enemigas?
¿Quién reconoce las huellas propias y las ajenas?
¿Quién guarda la memoria de todas y de todos?
¿Quién emite esas señales que los humanos no sabemos escuchar ni descifrar?
¿Esas señales que alarman o ayudan o amenazan o saludas a más de veinte kilómetros de distancia?
Es ella, la elefanta mayor. La más vieja, la más sabia.
La que camina a la cabeza de la manada.



Fotografía por Pedro Greig "Triptych Maticevski"
"Ella no olvida", Eduardo Galeano (Los hijos de los días)




20 de abril de 2017

El extranjero




















Hoy murió mamá. O quizá ayer. No lo sé. Recibí un telegrama del asilo. "Falleció su madre. Entierro mañana. Sentidas condolencias". Pero no quiere decir nada. Quizá haya sido ayer. El asilo de ancianos está en Marengo, a ochenta kilómetros de Argel. Tomaré el autobús a las dos y llegaré por la tarde. De esa manera podré velarla, y regresaré mañana por la noche. Pedí dos días de licencia a mi patrón  y no puso negármelos ante una excusa semejante. Pero no parecía satisfecho. Llegué a decirle: "No es culpa mía". No me respondió. Pensé entonces que no debía haberle dicho eso. Al fin y al cabo, no tenia por qué excusarme. Más bien le correspondía a él presentarme las condolencias. Pero lo hará sin duda pasado mañana, cuando me vea de luto. Por ahora, es un poco como si mamá no estuviese muerta.


Albert Camus, "El extranjero".
Juan Barbagelata, "13"
Thatpujai - Julia Hülsmann Trío


7 de abril de 2017

El regreso



























La imposible resplandece
I a su nido prisma
I obedece
I como ciega caerá la verde espesura
Invadirá zonas párpados ilustrados
I lustrará
I mitará también
También.




Pintura de Ross Bleckner "Sin título"
"Ila" de Andrés Vidal

"Transience" por Steven Wilson


15 de marzo de 2017

Entre las hojas de té



















Entre las hojas de té
puestas a secar,
sólo un sendero.


                        Nisiguchi Sachiko

 



Fotografía por Aino Kannisto (Finlandia) 
"Light on in window", de la serie "Hotel Bogotá" , Berlín, 2013

Bossa for Michael Brecker, Driftwood, Muthspiel/Grenadier/Blade


7 de marzo de 2017

Clamor























Las flores se marchitan y caen arrastradas
           por el viento de otoño;
¿a dónde va el perfume de las flores?


                                          Li Chang Yin




Pintura de Zhang Daqian, "Claim"
Esta mañana , El Hagabal

15 de febrero de 2017

Marionetas























La manipulación mediática hace más daño que la bomba 
atómica, porque destruye los cerebros.

                                                                                  Noam Chomsky





Galileo (dedicado a Jaco Pastorius), por Yellow Jackets.

7 de febrero de 2017

Flores en la arena




















Tal vez una mañana caminando bajo un aire de vidrio
árido, volviéndome, veré hacerse el milagro:
la nada a mis espaldas, el vacío detrás
de mí, con terror de borracho.

Luego, como en una pantalla, se detendrán de pronto
colinas casas árboles para el común engaño.

Pero será muy tarde; y yo me iré callado, 
en medio de los hombres que no se vuelven, con mi secreto. 





"Tal vez una mañana caminando bajo un aire de vidrio", Eugenio Montale.
Paul Klee, "Flora on sand", 1927.
"Elefantes", Jorge Migoya.


25 de enero de 2017

Quiero saber...






















Fotografía por Lucila Vidal "Montevideo en taxi" Agosto 2011
Creedence Clearwater Revival "Have you ever seen the rain?"

12 de enero de 2017

Las horas que pasan




























Pueden volver, don Alfredo, pueden volver...

                       El gato de Alvaro de Campos




Fotografía por Federico Vidal
Otros vientos - Jorge Migoya


2 de enero de 2017

Como un acróbata





















Un hombre
con un espejo (hecho
un segundo esqueleto)
embutido en el cuerpo
no puede
bruscamente volverse hacia atrás
no puede
juntar nada del suelo
y cuando duerme
es como un acróbata
extendido sobre un relámpago

Un hombre con un espejo
enterrado en el cuerpo
en verdad no duerme: refleja
un vuelo

Finalmente ese hombre
no puede hablar demasiado alto
porque los espejos sólo guardan
(en su abismo)
imágenes sin ruido






José Ferreira Gullar, "En el vértigo del día" - El espejo del ropero, II.
Ciranda Nordestina - Egberto Gismonti - Solo
Fotografía por René Burri - "San Cristóbal" México - 1976

17 de diciembre de 2016

Selvas




























Nada sabe quién no se conoce a sí mismo

                                            Casanova



Fotografía por Federico Vidal "Mujer con silla roja" N.York, 2016

Y tu amor es una vieja medalla. Luis Alberto Spinetta / Kamikaze


5 de diciembre de 2016

Riberas





Me gusta una batalla,
cuando se ven los rostros enemigos
y toda sangre (mía o la del otro)
se puede abrir al sol como una rosa.

Pero abomino la ofensiva oscura
de los que pagan brujos o mueven cucharones
en ollas bien tiznadas.


Leopoldo Marechal
Heptamerón





Fotografía de Julia Lillard "5cm hoody"
"Reverso" por Ramón Valle


21 de noviembre de 2016

Y la nave va...




















Por donde el hombre
busque, con lo que
se encuentra es
con la idea.

a.v.


Fotografia de Federico Vidal, "The Draken Harald Harfagre from Manhattan to Buenos Aires"

"Silence" Charlie Haden, Chet Baker, Enrico Pieranunzi, Billy Higgins.


5 de noviembre de 2016

Haiku






Súbito
en el largo portal de la noche
luciérnagas


Lawrence Ferlinghetti
Nº 98



Fotografía por Peter Lindbergh "Milla Jovovich" 2006
Pasan (Acá Seca Trío) del disco "Ventanas" 2009


19 de octubre de 2016

Ciruelo



























Ciruelo de mi puerta,
si no volviese yo,
la primavera siempre
volverá. Tú, florece.

(Anónimo japonés)





"J ai trouve l eau si belle", Claire Degans.
Haru, Fennesz - Sakamoto (Cendre)


6 de octubre de 2016

Caballo de globos






















He aquí uno en cuyo espíritu ningún sitio se endurece y no siente de pronto su alma a la izquierda, del lado del corazón. He aquí uno para quien la vida es un punto y para quien el alma no tiene trozos, ni el espíritu comienzos.

Antonin Artaud, ""El pesa-nervios".


Fotografía de Michael Garlington, "Baloon horse".
La sed verdadera, "Artaud", Luis Alberto Spinetta.


20 de septiembre de 2016

Berilo


























Los cristales hexagonales del berilo pueden ser muy pequeños o alcanzar un tamaño de varios metros. Los druidas utilizaban el berilo para realizar predicciones y los escoceses lo llamaban la piedra del poder.

                                                               Cornelius Hurlbut (Manual of Mineralogy)



Tan razonable como representar una prisión de cierto género por otra diferente es representar algo que existe por algo que no existe.

                                                               Daniel De Foe



Ilustración de Julia Lillard



9 de septiembre de 2016

Solo lo fugitivo



























Los impactos de luz no son el día,
aunque canten la vida que no sé
y haya un sol tan extraño
que aspire a serlo sin palabras, sin
viejos nombres, sin furia, sin misterio…




Jenaro Talens, “Zoey, o de qué color son las princesas”
Claire Degans, “Puck”, (acrílico), 2016

27 de agosto de 2016

Cambio de rueda



























                    Estoy sentado al borde de una carretera,
                                         el chofer cambia la rueda.
                         No me gusta el lugar de donde vengo.
                              No me gusta el lugar a donde voy.
                               ¿Por qué miro el cambio de rueda
                                                      con impaciencia?

                                                           Bertolt Brecht





Fotografía de Michael Garlington; "Totem of confessions" 2015
If could happen to you - Jan Akkerman


14 de agosto de 2016

Crisantemo


















Tócame junto a esta pared
yo quede por aquí
cuando no hubo más luz...





Ilustración por Juan Barbagelata
Crisantemo - Luis Alberto Spinetta



29 de julio de 2016

Tito



















"Brindo por los enanos, porque ellos ven las cosas en su justa y humilde 
dimensión, desde abajo".
PIT II




Fotografía por Federico Andrés Vidal, para los Enanos de Honorio.
Buenos Aires, julio 2016.

10 de julio de 2016

De jardines ajenos





















"No hay que perder la cabeza en el escenario"

                                                           Stan Laurel








Fotografía: Tumba de Víctor Noir, (Cementerio de Père-Lachaise)


25 de junio de 2016

La cacería



























La cacería comenzó cuando unas
hienas de paso descubrieron la química
perfecta.

(Esto fue impresionante)

En la alta noche desfilaron los
Sensibles -los comerciantes y otros
notables poderosos-.

Y un voluntario fue arrojado a los
ácidos sudores.

Yo he presenciado esa epidemia, como
un testigo muy viejo, muy santo y muy
enfermo.



Tapa de la revista "Playbill" de Broadway (2013)
Poema de Julio Llinás (1929) "El gran mal"

12 de junio de 2016

Para que la noche y el sueño recuperen la sangre























Ninguna solemnidad ningún corcel ningún
futuro ningún mapa ningún congreso de
buscadores de piojos ningún desayuno que no
sea mortal
ninguna convalescencia de la opinión pública
ningún divorcio que no sea decretado por los
amantes ningún desembarco en tierra de
ladrones
NINGUN HOMBRE CON EL VIENTRE
ABERTO DE UN TAJO TIENE INTERES EN
LA PERPETUACION DE LA ESPECIE
Así que nada de historias ningún consuelo ningún
símbolo para el asco ningún pacto secreto
ningún receptor de televisión sintonizado en
mi reino no es de este mundo





"Nada de historias" de Juan Antonio Vasco
Fotografía de Christopher Anderson, "Serbia, Belgrado" 2008 
Tatras por John Wetton (Live in Polonia, 1998)


1 de junio de 2016

En mitad del camino



























En mitad del camino había una piedra
había una piedra en la mitad del camino
había una piedra
en la mitad del camino había una piedra.

Nunca olvidaré la ocasión
nunca tanto tiempo como mis ojos cansados permanezcan abiertos.

Nunca olvidaré que en la mitad del camino
había una piedra
había una piedra en la mitad del camino
en la mitad del camino había una piedra.





"En mitad del camino había una piedra..." 

Carlos Drummond de Andrade
Versión de Rafael Díaz Borbón

Ilustración por Julia Lillard