1 de abril de 2013

Diorama









Escena primera:























¿Por qué el arquero lleva el número 1 si es el último hombre en el campo de juego?
Nuestro señor x parece no prestar atención al contexto ni a la publicidad en la pantalla.
Muy concentrado diría que se ocupa de un libro o de un ay pad o un ay pod o una revista o un álbum de cualquier cosa. Podría ser un celular o las entradas a cualquier evento, una receta, alguna cuenta impaga o un diario de color azul.
Me inclino por un juego de palabras cruzadas de brazos que esperan.



Escena segunda:

















Cuatro mujeres, dos de ellas solas.
Una tuerce la cabeza y la otra espía.
La que está de pié se impacienta y se estira frente a la de piernas cruzadas y zapatillas.
La primera también cruza las piernas pero lleva sandalias y notorias tetas.
El unipersonal y el trío.
Cuando el subte llegue, ninguna va a recordar su parte del libreto.




Escena tercera:


 














Lolypop se asoma a la ventana. Sus piernas acariciadas por medias tres cuartos recién salidas del colegio. Es la diversión pura y está sola.
No sé si habla con el celular porque está tapada por la columna.
Los auriculares conectados a su cartera son su mundo, y el mundo detrás suyo está solo también, pero baila, sin miedo ni esperanza, al compás de su zanahoria.
Ciego pero sin pausa.




Escena cuarta:



















Mohicano. Hombre pájaro carpintero vestido de fajina. 
Piyama y pantalón verdeoscuros. 

El es el centro forward que no perdona; pero llevaría a su tía octogenaria de la mano; la invitaría con una cerveza y escucharían juntos un concierto de Pearl Jam.





Escena quinta (epílogo):


 






















Escenario vacío, sin origen ni fin, sin tiempo. Una línea divisoria que no se debe cruzar. Ni siguiera el hombre cresta se atreve, confiado al coraje de su cuerpo robusto. 

Y si esta última escena se llenara de flores de todos los colores, colibríes, serpentinas y mariposas transparentes, nadie lo notaria, como pasa con el brillo de las plantas después de la lluvia, después que todas las gallinas murieron y el gallinero también, y el fondo de la casa y algunas tejas esparcidas sobre la tierra.




Ejemplo uno:
Sonajero de plástico abollado.

Ejemplo dos:
Cocina en miniatura con su hornito lleno de orégano.

Ejemplo tres:
Un viejo lavarropas oxidado con forma de vasija abandonado en la vereda.

Ejemplo cuatro:
El envoltorio de un alfajor arrastrado por el viento sobre la calle.




La fotografía "Bajotierra" pertenece a Lucila, de Limbos y Gormullos.


13 comentarios:

  1. estoy de acuerdo, es una hermosa dulce torta de chocolinas!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  2. Ohscar:
    Todas las gotas de alcohol se condensan en este post maravilloso.
    Podríamos verlo todo como un diorama y ya...
    Sin dudas, ya me estoy asomando al balcón...

    ResponderEliminar
  3. Ohs: Me encanta...
    Todo un ritual, la escritura.
    Sublime la foto y las historias.

    ResponderEliminar
  4. Este juego de las diferencias es delicioso. Delicado y muy fuerte.
    Huellas de correlaciones que pueden parecer extrañas y eso justamente es lo "maravilloso".
    Ohscar, la fotografía funciona como la proyección de esos objetos "imaginados" que no vamos a poder poseer y sin embargo...

    ResponderEliminar
  5. Ohscar y amigos de los enanos:

    Llegué a este blog por Música de Sobrevivencia y no me sorprende encontrar nombres conocidos en en staff de ambos blogs.
    Este es un blog SUPERIOR, un verdadero sitio de CULTO para todas las expresiones del arte..

    ResponderEliminar
  6. Alicia in Wonderland5 de abril de 2013, 17:38

    Brillante y melancólico!!! La imagen y la palabra son una delicada filosofia que no pierde el filo!!!
    Felicitaciones!!!ª!

    ResponderEliminar
  7. Un poema descomunal. Una fotografía deliciosa. Este blog viene con todo y cada vez que entro vuelve a sorprenderme.
    P.D. Las frases y fragmentos de la barra lateral derecha son imperdibles, en especial el nuevo que pusieron de Ezra Pound.

    ResponderEliminar
  8. Ohscar:
    Ya me asomé al balcón y estoy de vuelta para felicitar a dos grandes: Wolfang y Andrés. Todas las hojas que se van cayendo de este blog increible, están tapando mi cama, y ni el veneno de tarántula puede con ellas. ¡¡¡Gloria y loor!!!, honra sin par...
    Levanto mi copa y brindo por todos nosotros!!!

    ResponderEliminar
  9. limbos se fue de viaje por más fotos. besos enanos

    ResponderEliminar
  10. Compañero Ohscar:
    Magnífico diorama, subterranea fotografía de una fotógrafa de lujo para este blog y cualquier buen blog de este wonderful world...
    The colors in the rainbow, palidecen por un instante...

    ResponderEliminar
  11. Quiero saludar a los Enanos de Honorio y llevarles mis mas sinceras felicitaciones por este post al que definiría como luminoso y genial. Una fundamentación del alma.

    ResponderEliminar
  12. Los dioramas eran el rincón de la fantasía. Durante mi niñez era mi monitor, una abertura a todos los mejores blogs.
    Hoy es un recuerdo único...

    ResponderEliminar

Por favor, utilize esto si verdaderamente quiere opinar.