15 de marzo de 2013

Un subterráneo en viaje





















Vivaldi inventó cuatro estaciones
Rimbaud la temporada en un infierno
Bretón un pez soluble dans les cheveux blancs
Ivo pensó en la vana hechicería y desde entonces
quise que el poema fuera el de un hombre que acorrala poemas

ellos pueden entrar y salir entre cien pájaros de nieve
alimentándose de rama en rama
con diminutas ventanas repletas de dientes
y sorpresivos atajos para salvar a los absolutamente
sordos por exceso

o para deleite de ciertas mujeres
lisas como piedras.





La fotografía "Sin título" pertenece a Lucila Vidal.

10 comentarios:

  1. Terrible foto che, sencillamente el poema se detiene como si empezara con un inventario de la mejor carne pensativa.
    La oscuridad avenza con el día.
    Salúd, Gato.

    ResponderEliminar
  2. Un subterráneo que viaja hacia el fin de la noche.
    Hermosa foto Gato, para un poema diría yo: eléctrico.

    ResponderEliminar
  3. Atajos sorpresivos, acorralando poemas, el poema y las muertes...

    ResponderEliminar
  4. Gracias Gato por iluminar tan sensiblemente mi noche, a veces los huesos duelen de tanto luchar y sufrir.
    A veces por suerte aparece una voz que es una luz chiquitita pero inmensa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad, querida Flora, yo no podría definir mejor a la voz tuya... Muchas gracias...

      Eliminar
  5. Coincido con mi hermano, las mejores carne y fotografía.
    Noche y día...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a los hermanos Carneiro!!!
      Juntos, son demoledores...
      Salut!!!

      Eliminar

Por favor, utilize esto si verdaderamente quiere opinar.