13 de mayo de 2010

Al alba


“Al alba dormiré con mi muñeca en mis brazos” A.Pizarnik
















Entre cada latido que hace explotar mi sangre
encuentro un desarreglo de ritmos
el día es un animal demasiado peligroso
nacido de la noche en la que mi mano se hunde
a gusto
como mi sombra perdida
en el fondo de un lago que nadie vé.
entre cada latido del señor de las muertes rojas
se reúnen las máscaras para chismosear
perfumadas
unas hablan de la noche
unas hablan de mi cuerpo
unas hablan de mi llanto reseco
unas hablan de muñecas abandonadas
allá lejos, cerca de los días de la infancia
cerca de las noches de luna
cerca del lago
cerca de mi sombra
cerca de mis propias palabras que se vuelven
palabra por palabra
escombros.

3 comentarios:

  1. Querido Gato:

    Está visto que vamos a tener que hacer algo juntos, un cadáver exquisito, tal vez, o un cordero patagónico al curry.
    Caluroso abrazo, y que las letras ardan!!!!!!

    ResponderEliminar
  2. Sombras suele vestir la infancia cuando el camino es visto a contraluz. Muy hermoso, gato, no es casual que hayas citado a Alejandra, una de las más grandes...

    ResponderEliminar
  3. Querido Gato:
    Se me había pasado este post. Es un poema extraordinario...

    ResponderEliminar

Por favor, utilize esto si verdaderamente quiere opinar.