19 de abril de 2014

De la luz...






















Y si sólo por esta vez nos abandonáramos a la suprema indiferencia
que es estar simplemente donde sucede que estamos...
                                                     
Paul Auster, "Espacios Blancos".





Todos estos colores ahora que está empezando a caer la noche
me recuerdan una mañana de sol furioso 
hace muchísimo tiempo sobre el espigón en la playa 
y los reflejos de oro sobre el mar como un estampado búlgaro

difícil distinguir las siluetas de los bañistas de las amebas doradas
y un barco perdiéndose allá por el fondo,
cuando todo parecía algo de lo que yo no formaba parte

la noche era un animal utópico deshilachándose en mi fantasía
imponiendo su vuelta a este lugar, como el final de una partida
en un juego de naipes en blanco, un juego de reglas desconocidas

una mañana sin relámpagos ni tormentas, casi sin naufragios

como una palabra extraviada

una nívea planicie al abrigo de la muerte:

el conjuro del tiempo con colores que yo ni siquiera soñaba.





Fotografía "Montreal Night" de Wolfang Ø. Larsen
El poema "De la luz" de Edgardo


6 comentarios:

  1. Edgardo querido:
    No sé si quererte como amigo o como poeta. Seguramente porque dudo es que me emociono. Me quedo con los dos. Son geniales.

    ResponderEliminar
  2. Edgardo:
    Llegamos a la poesía. Tiendo a pensar que resultaste un "tapado" y brindo por ello...
    Un abrazo de corazón,
    ¿Are you looking at me?...

    ResponderEliminar
  3. Amigo Edgardo, hermoso poema, sutil y proteico, paradójicamente alegre y limítrofe con la ironia, ese continente tan caro a nuestro corazón.
    La fotografía del enorme Wolfang, sin palabras...

    ResponderEliminar
  4. Edgardo: Vengo de la entrada del Gato en música, y me gustó mucho tu poema.
    La fotografía de Wolfang es perfecta, y ayuda a la comprensión de tu perspectiva.
    Una hermosa comunión la de todos ustedes. Salud!!!
    Un abrazo desde la costa...

    ResponderEliminar
  5. No dejás de sorprenderme, Edgardo, y Paul Auster tampoco.
    Wolfang saca la varita y el gato, bueno, reescribe la mona...

    ResponderEliminar

Por favor, utilize esto si verdaderamente quiere opinar.