25 de marzo de 2012

El barrio y el barro...

...





Por el agujero
de la cerradura
en la puerta de la casa

de la señorita Penélope,
veo salir el humillo de lo que ella cocina,
torta de naranja y zanahoria, imagino
y por un instante, con los ojos en blanco, trato de pensar
en las manos de la señorita Penélope.

Sin embargo, de pronto percibo un penetrante olor a quemado,
imagino lo peor, yo debería, no sé, tal vez,
golpearle la puerta, pero ella,
no me conoce,
ni yo a ella.

El primer perfume
era todo promesa,
inquietud con esperanza,
incertidumbre


Del segundo puedo decir
-si un segundo pudiera merecer algun comentario-

Que demolieron la casa donde nací,
una mansión decimonónica

bastante destartalada,
pero mía,
frente a un parque,

que conozco de memoria.

Algunos perros que lo frecuentaban
ya han muerto,

otros se mudaron
a otro planeta,

incluso una gallina negra
visitante asidua nocturna
de lo que podríamos denominar: periferia,
ya no recuerda mi nombre.


Pero la señorita Penélope
todavía cocina esas tortas deliciosas

para que yo no me pierda.




El texto pertenece a Marisco.
Las esculturas a Teresa Cortez, de la exposición "Pessoa, o Barrio e o Barro", realizada el día 19 de enero, en la Rua Coelho da Rocha 16, Lisboa.



9 comentarios:

  1. Pintas algo tan groso con tanta carpeta. Y lo del tiempo (!) Marisco, me saco el sombrero y no digo mas nada.
    Perdón, me encantaron los enanos de Pessoa.

    ResponderEliminar
  2. Cansado de correr entré al blog y oh! surprise! sigue la locura!!!!!
    Tanto tiempo sin verte, Marisco!!!
    Saludo a todos!!!!

    ResponderEliminar
  3. Para mi sobrino del alma, todos los elogios suenan a chochera pero es así realmente, sos un capo de verdad y no pares nunca, no pares hasta explotarnos a todos la cabecita.
    Un beso inmenso...

    ResponderEliminar
  4. Blood...
    Incomparable!!!
    Solo los grandes tienen alas.

    ResponderEliminar
  5. Otra vez en este blog!!! Adoro este blog. Tiempo sin verlo y una y otra vez me demora; incandescente, frutal y susurrante...

    ResponderEliminar
  6. Hay tanta basura en el ciberespacio que cuando entro a los enanos me emociono. Si. Me emocionan las cosas de Marisco, las del Gato, y aunque últimamente no lo vea mucho, a Tristan.
    Cuando los ojos de Tristán se posan en alguna situación o paisaje, ¡OJO!, ¡¡¡cuidado con los TORNADOS!!! (como en "Tornasol").

    P.D. Ohscar merece un capítulo aparte...

    ResponderEliminar
  7. Un hombre está mirando a una mujer,
    está mirándola inmediatamente,

    y la mira a dos manos

    y la tumba a dos pechos

    y la mueve a dos hombres

    de césar vallejo a los enanos

    .

    ResponderEliminar
  8. A los enanos de honorio, salud!!!
    Me mató simbad!!!
    Cuelgo!!!

    ResponderEliminar

Por favor, utilize esto si verdaderamente quiere opinar.