21 de febrero de 2011

Este pan que yo parto...

...





Este pan que yo parto fue alguna vez avena,
este vino en un árbol extranjero
se zambulló en su fruta;
durante el dia el hombre y por la noche el viento
segaron las cosechas, rompieron el gozo de la uva.

Alguna vez, en este vino, la sangre del verano
golpeteaba en la carne que vestia la viña,
un día en este pan
la avena al viento era alegría,
el hombre rompió el sol, abatió el viento.

Esta carne que partes, esta sangre a la que dejas
sembrar desolación entre las venas
fueron avena y uva
nacieron de la raíz sensual y de la savia;
mi vino que te bebes, el pan que me arrebatas.

Dylan Thomas

(versión de Elizabeth Azcona Cranwell)
Fotografía de Harry Callahan, Kansas City 1981.

6 comentarios:

  1. Sublime Gato, bienvenido al blog con toda tu profunda mirada...

    ResponderEliminar
  2. Dylan Thomas me mata, cuando puede pensar.

    ResponderEliminar
  3. que foto, que poema!!!!!
    impresionante gato.

    ResponderEliminar
  4. La muerte vista por Callahan y tan genialmente escrita por Thomas camina frente a una fachada en una calle ebria; acá estamos, qué importa, camina, camina por un barrio puerta por puerta, sin preocuparse por los árboles que se calcinan al sol o el perro barbudo que orina en los portones de vidrios rotos...
    Gracias gato por traernos un ratito a Dylan Thomas, un poeta con alas vivas.

    ResponderEliminar
  5. Este poema me trajo a la cabeza "Viaje a la semilla" de Alejo Carpentier, el juego con el tiempo con un toque de qenialidad que Dylan tenía.

    ResponderEliminar

Por favor, utilize esto si verdaderamente quiere opinar.