27 de agosto de 2010

Mil hojas

...





Imágenes nítidas, sobre arena blanda, como huellas frescas aún, diseño de historias para mujeres que duran un minuto. Del otro lado de los vitrales un código desconocido de barras, las mismas barras que en la intimidad del hueco de una mano atraen voces graves sin dientes de las que queda sólo un rumor apenas, música paciente y clara, incompleta y desnuda que revuelve y despedaza. A veces oigo ese sonido.
Ojos abiertos, botellas encima de una mesa cubierta con hielo picado, el pasado fuera de precio, voluptuoso como góndolas y funerarios capullos de neón, descubiertos los ángeles que no soportan la laceración de mi uña. Son grillos y cigarras estas nítidas imágenes que ya casi no veo. A veces oigo ese sonido.
...
...