12 de septiembre de 2009

Naná Giacín

Traído por nuestro colaborador y amigo Claudio Giacín desde las lejanas tierras de Hurlingham, este nuevo habitante de la casa de Honorio ya se asoma a las ventanas con su pipa lisérgica. El desconcierto es siempre paradójico y su anuncio es todo una profecía: el hierro se volverá dorado y por la mañana regresarán los pájaros a comer de su sombrero.



Fotografía de Luthien.


6 comentarios:

  1. lo he visto (nos hemos visto) de cerca, y me miró, y me contó cosas, vistas detrás de la pintura, lejos, en otro tiempo y por un momento viajé y ahora me acuerdo de los comienzos de las cosas y de los momentos críticos que son los más vivos.
    felicitaciones para el nuevo integrante!

    ResponderEliminar
  2. Naná nos remonta allá, muy cálido y lejano...

    ResponderEliminar
  3. Excelentia:
    Nobleza obliga contar que Naná Giacin, posee secretos de un inimagnable, pequeño y raro condado, cuya entrada tenía una tranquera que herodes blindó, una antigüa Phoenix, la milenaria araucaria guardiana con su patrulla aérea de elite vestida de verde, el quijote oculto en el molino pampeano, el friendly del bosque encantado, el dragón samurai y su castillo,
    el comandante romano,
    la leona y sus leoncitas,
    los hechos de hoy que tendràn eco en la eternidad.GRACIAS!!!

    ResponderEliminar
  4. Los enanos de honorio estan locos... y como decía el loco Ahab, por allí resopla!!!!!
    Muy bueno!!!
    Muy!!!

    ResponderEliminar
  5. ahá! veo que los enanos se pusieron verdes y modernos, es lo que se llama enanismo 2.0 ?


    saludos!

    ResponderEliminar
  6. Epa! Opa! Oh la la! La pucha! A la la! Pero che! Que si los enanos se han modernizado! Qué emoción! Felicitaciones por esta onda verde que ha llegado, me remite al entorno natural de los enanos pero también a toda nuestra esencia de hombres / un poco monos / un poco plantas / un poco todo.

    ResponderEliminar

Por favor, utilize esto si verdaderamente quiere opinar.