6 de agosto de 2008

Nocturno



La ciudad se diluye en sombras y la noche embriagadora titila de impaciencia. La espera es una larga luz que me ha seguido toda la vida. Hasta la orilla del sueño cerrado. Sólo escucho su llamado débil. Sin embargo hemos conseguido caminar, vacilantes. Seremos mendigos en el alba de las risas. Siempre seremos mendigos, de una manera u otra. La noche intenta sobrevivir, en callejones, cortadas, fantasmas de tiempos perdidos, como la infancia lindera. Tan bella vecina de todos nuestros días.





En la foto, Bajtín, Rolando, Virgilio y Berguita.




Foto: Luthien


5 comentarios:

  1. buenas nooochess ....

    ResponderEliminar
  2. Parece un pozo de sombras la noche
    Y yo en las sombras camino muy lerdo...

    ResponderEliminar
  3. Vibra la luz en cada callejón oscuro.
    La danza de aquéllos que cada día se desvanecen, inevitables, con un susurro afectuoso.
    O tal vez será el color que los deslumbra, al tropezar con las imágenes.

    ResponderEliminar
  4. Muy buena la serie de los callejones.
    Esperamos más...

    ResponderEliminar
  5. Una película de Buñuel. Un callejón mexicano. Esperando al perro andaluz.

    ResponderEliminar

Por favor, utilize esto si verdaderamente quiere opinar.