29 de marzo de 2008

Bue // Argentina






..........................................................................
Y los grises andan, seguros de sí, de sus mundos calmos.
Dueños de la rapiña… avaros,
ocultos en la apariencia.
Y yo, como todos, condenado a muerte.
Esperando no parecérmeles.
Mientras tanto…
El viento invita a la arena a volar,
en una demostración de lo efímero, del detalle.
Y el vaivén de la agónica ola que ruega llegar más allá,
nos cuenta del peligro de lo mismo…
de la distancia, del desaire, de lo perfecto.
Y el camino corre delante…
y la luz será todo mañana,
el sueño me despertará sonriente,
a tiempo,
justo para la acción
y una vez más no me quedaré con ningún vuelto.


Y el fantasma suspirará envidioso.




(jjv)


..........................................................................