15 de septiembre de 2015

El lobo y el cielo























La construcción se levanta y un desmedido
monte una pared de sal o hielo calcáreo
arena azúcar arrastradas por la llovizna
cerca del cielo con un trazado de rutas y escamas
en las que unas mariposas invisibles escapan
del autor de estos crímenes

sin sorpresa -hay- marcas poco diestras
en la aplicación de quien descifra 
de quien desespera

los relámpagos que caen a plomo por las paredes
obligan a instalar una antena inútil para conducir
a través del tiempo imágenes de encajes como fragmentos
de (hermosas) alumnas 

este dibujo puede permanecer in-hallable 
hasta para el mejor conocedor
de los vicios del poeta
que puede ser y no ser él mismo
en una terraza rodeada de pestañas
en un mundo de estrellas que descienden por las cortinas
de un beso o una vidriera hecha de agua 
exhibidora de ínfimos  -destellos-
con músicos provistos de cuerdas para deleitar

al lobo que aúlla...

en el centro de un torbellino
de rechinantes cadenas de sueños todos saben
que acá -termina-

toda jerarquía.





La ilustración "Buildings" pertenece a nuestro querido amigo Krysthopher Woods
El poema "Bourbon", es culpa de Luis Luthien.