12 de julio de 2014

Un sueño...



























Conozco la desesperación a grandes rasgos. La desesperación no tiene alas, no se sienta necesariamente a una mesa quitada en una terraza, de noche, a la orilla del mar. La desesperación es y no es el retorno de una serie de pequeños hechos como semillas que al caer la noche dejan un surco por otro. No es el musgo sobre una piedra o el vaso de beber. Es un barco plagado de nieve, si queréis, como los pájaros que mueren y su sangre no tiene el más mínimo espesor. Conozco la desesperación a grandes rasgos. Una forma muy pequeña, delimitada por joyas de pelo. Es la desesperación. Un collar de perlas para el que no se sabría encontrar broche y cuya existencia no pende siquiera de un hilo, eso es la desesperación. Del resto no hablemos. Acabaríamos por desesperarnos si comenzáramos. Yo desespero del tragaluz hacia las cuatro, desespero del abanico hacia las doce, desespero del cigarrillo de los condenados. Conozco la desesperación a grandes rasgos. La desesperación no tiene corazón, la mano permanece siempre ante la desesperación jadeando, ante la desesperación que los espejos jamás nos dicen si ha muerto. Vivo de esa desesperación que me encanta. Me gusta esa mosca azul que vuela por el cielo a la hora en que las estrellas canturrean. Conozco a grandes rasgos la desesperación de los largos y frágiles asombros, la desesperación de la soberbia, la desesperación de la ira.  Me levanto todos los días como todo el mundo  extiendo los brazos sobre un papel de flores, no me acuerdo de nada y siempre descubro con desesperación los bellos árboles desarraigados de la noche. El aire de la habitación es bello como unas baquetas de tambor. Forma un tiempo de tiempo. Conozco la desesperación a grandes rasgos. Es como el viento que me ayuda. ¡Se tendrá idea de semejante desesperación! ¡Fuego! Ah, vendrán otra vez...¡Socorro! Helos ahí cayendo por la escalera... Y los anuncios del diario, los letreros luminosos a lo largo del canal. A grandes rasgos la desesperación carece de importancia. Es un incordio de estrellas que de nuevo va a formar un día de menos, es un incordio de días de menos que de nuevo va a formar mi vida.




"El verbo ser" de André Breton
Fotografía de Joel Peter Witkin

11 comentarios:

  1. Chapeau! querido Edgardo, un gran abrazo para vos y el Gato, de la maison de fous...

    ResponderEliminar
  2. Edgar:
    Hermoso poema de Bretón, inmenso y vigente. La fotografía de Witkin es maravillosa

    ResponderEliminar
  3. Edgar:
    Todos los poemas de André Bretón son esencialmente oníricos. "El verbo ser" es para mí, uno de sus mejores sueños, Un abrazo grande,

    ResponderEliminar
  4. Esta mujer acaba de desatornillarme...

    ResponderEliminar
  5. Edgardo querido:
    Será preciso navegar por los ojos de los idiotas...

    ResponderEliminar
  6. Combinación perfecta, André Bretón y Joel Witkin, fantasmal, Edgardo, todo un hallazgo...

    ResponderEliminar
  7. yo conozco la desesperación a grandes rasgos... gracias enanos...

    ResponderEliminar
  8. Hasta los huesos Edgardo, sin freno...

    ResponderEliminar

Por favor, utilize esto si verdaderamente quiere opinar.