22 de julio de 2012

Las palabras y los días














Escribo estas líneas desde el río;
no voy a hablar de claroscuro, aunque podria
final y nítido.

Lo que distingue al río es su fluir
su especialidad
para ser exactos.

Usted dirá que no; que hay ríos quietos,
estancados
y que por un desperfecto de actividad motriz
no dejan de serlo.

y yo también digo que no.

un río que no fluye no es un río, es reposo: temporal o definitivo
un río que no fluye no ríe, está difunto
líquido antojo con un epílogo inexorable:
la evaporación precoz.

pero volvamos al río
fluye como las palabras y los días
son convenciones
como las notas musicales, los feriados y los aniversarios.

cuando escribo la música que voy a tocar, le estoy poniendo un nombre 
una fecha un destino de arribo

Sin embargo el río es siendo
no necesita traducción
excava el cielo,
mira de frente al sol
traga toda el agua del océano
hace cantar a los caballos
sin aparente explicación
despunta el alma
y sin aviso a veces
duele.







El texto aparece en el blog Música de Sobrevivencia publicado por Sherlock.